RESUMEN

 

Juan Terreros es un artista de vocación, diplomático de carrera nacido en Madrid, criado en Sevilla y en la villa  de Cortegana, en la sierra de Huelva. Para Juan M. Romero de Terreros, Embajador de España, el arte plástico es una constante desde que, en los primeros años sesenta del pasado siglo, se formara en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla. Poco más tarde, ya en Madrid,  fue discípulo del grabador y paisajista Sócrates Quintana y del grabador Dimitri. Viajero de tantos estilos como países, ha recorrido los "ismos" del siglo XX con aplicación y ha realizado una amplia obra de pintura, murales, grabado y escultura, en España, y en: Grecia, Kuwait, Francia, República Checa y Estados Unidos. En la actualidad mantiene taller en Cortegana, Huelva, y en Madrid.

Juan Terreros, ha realizado su obra plástica agrupándola en series o ciclos. De ellas  destacan: "Pinturas de la sierra de Huelva, 1962-65”. Su primera muestra individual fue en la Galería Midge de Nancy, Francia en 1980, con cuarenta pinturas escogidas de su trabajo desde 1977, bajo el título de "Figuras en un  interior". En 1987 mostró “Los nudos”  en Madrid aunque la primera exposición de estos fuera en Praga en el 1982. "Terreros, diez años”, reunía ochenta obras, sobre todo pinturas, realizadas por Terreros entre 1979 y 1989, en La Lonja de la Casa del Reloj en el distrito de La Arganzuela de Madrid, 1990. La presentación de su primer libro de arte, con poemas de J. A. Villarreal, "Inventario de Esperas", fue en la Galería de Arte Lina Davidov de París y en la Feria de la Poesía de París en el stand de la Librería Española de la capital francesa, en 1994. Expuso ese mismo año “Esculturas” en París en el “Salon de la Figuration Critique” y pinturas de “Nuevos paisajes de sierra” y “Naturalezas quietas” en Galería Orfila, así como una selección “De la memoria”, en la galería madrileña Ra del Rey, que contenía grabados, esculturas  y pinturas. La misma galería llevó grabados y pinturas de Terreros a Arte-Roma Muestra Internacional de Arte, el año siguiente. La Warehouse Gallery de Washington DC mostró cuadros de “La Memoria no muy lejana” en el 2002. A recordar igualmente la segunda antológica de pintura y escultura organizada por el Instituto Mexicano de Cultura de Washington, en la primavera del 2002, con el título de "Terreros: Reorganización del caos" donde mostraba obras del 1984 al 2000. También deben mencionarse las instalaciones de sus esculturas monumentales: "La columna quebrada" en la Universidad de Salamanca, en el año 2000 y "El Gran Yunque" en la Universidad Politécnica de Valencia al año siguiente. La exposición  “Desbaratos nudos”, del año 2003 en Orfila de Madrid, abrió una nueva interpretación de su obra escultórica. En el 2004 participó en una colectiva de obra sobre papel de la Osuna Art Gallery de la capital norteamericana. En el 2005 obtuvo el primer premio de escultura de Colmenar Viejo por su "Don Quijote desconstruido" cuyas maquetas y dibujos preparatorios se presentaron, un año antes, en la Art Gallery de la George Washington University de la capital norteamericana. Su “Ciclo griego”, junto a los grabados de “Los Doce trabajos de Hércules” con poemas de Carmen Pallarés se mostraron en la Galería Orfila de Madrid en 2007 bajo el lema “Hércules et caetera”. En el 2008 se edita el poema “Odiseo Laertíada” con quince serigrafías de Terreros en color donde renueva su manera de grabar con el método fragmentario que utiliza en  sus pinturas desde comienzos del nuevo siglo.

Para Antonio Leyva la obra de Juan Terreros “es tan ajena al sometimiento de la representación como a su contraposición con el lenguaje no figurativo. Las devociones expresionistas que marcaron su iniciación, no desaparecen en el trayecto que recorre….El interés de Terreros por “representar lo que pienso más que plasmar lo que veo”, al tiempo que supone una actitud intelectual por el rechazo de lo aleatorio o subalterno o incluso las complacencias visuales, asoma la racionalidad constructiva que preside sus mas desnudas realizaciones de un sutil aliento poético: Liberación y sometimiento. Actuación simultánea en la evidencia y en lo ilusorio. Conciliación de lo dinámico y lo inevitablemente estático. Objetos y paisajes que se afirman o niegan al mismo tiempo. Geometría, estructura y proporción, como racional equilibrio necesario. Lo que nos viene dado por la naturaleza y aquellas incontroladas impulsiones que se alojan en los recintos secretos del pensamiento”.